Zen: Su historia y enseñanzas

30 mayo, 2017  —  Por

El Zen no es una religión, no es un dogma, no es un credo.

El Zen ni siquiera es una busca, una indagación; es no-filosófico. El fundamento del planteamiento Zen estriba en que todo es tal y como debe ser, no falta nada. En este mismo instante todo es ideal.

“El Zen es como un telegrama. Cree en lo más funadamental. No deja tonterías a su más o menos, ni rituales, ni cantos, ni mantras, ni escrituras…; tan sólo pequeñas anécdotas.

Si tienes la consciencia conveniente, te impactarán de forma directa en el corazón.

En una enseñanza muy condensada y cristalizada; sin embargo hace falta que la persona esté lista para ella. Y la única preparación posible es la consciencia meditativa.

Los propios libros de Zen son muy fragmentarios. Son telegramas: urgentes, inminentes, no dan ninguna explicación; sencillamente te dan la pura naturaleza, el perfume de mil flores.

Debes estar suficientemente alerta y meditativo para absorberlos.

Yo estoy tratando de proporcionarle un contexto, el trasfondo apropiado, pues hablo a personas que no han nacido en la tradición Zen.

OSHO