4 Lifehacks de antiguos filósofos que te harán más feliz

18 enero, 2019  —  Por

4 Lifehacks de viejos pensadores que te van a hacer más feliz

Filósofos antiguos
Usted seguramente ha oído charlar de los estoicos o bien estoicismo – y la mayor parte de lo que sabe está mal.

No eran desganados sin alegría. Los viejos estoicos fueron los primeros salvavidas: The Original Gangsters of Making Life Awesome.

El viejo arte de la alegría estoica.

Los estoicos….estaban interesadísimos en la sicología humana y no eran nada reluctantes a utilizar trucos sicológicos para superar determinados aspectos de la sicología humana, como la presencia en nosotros de emociones negativas.
Increíble.

Mas, ¿se mantiene el Viejo Planeta cuando se halla con el Nuevo Planeta?

¿Está la ciencia conforme con los pensadores de la antigüedad?

Completamente. Con entusiasmo, quizás aun agitadamente, les sugiero que “pasen a la vieja escuela”.
Anteriormente, he mirado la ciencia tras las viejas sierras de Dale Carnegie sobre de qué manera llevarse bien con la gente. Demos exactamente el mismo tratamiento a los pensadores tradicionales.

¿Dónde están conformes la ciencia y las grandes psiques del viejo planeta tratándose de vivir la buena vida?

1) “¿Qué es lo peor que podría pasar?”

¿Has preguntado eso alguna vez? Felicitaciones, eres un pensador estoico.

La “Visualización Negativa” es una de las primordiales herramientas de Stoicism.

Pensar verdaderamente en lo terrible que pueden ser las cosas frecuentemente tiene el efecto irónico de hacerte percatarte de que no son tan malas.

Dicha para la gente que no aguanta el pensamiento positivo:

Es lo que los estoicos llaman “la premeditación” – que realmente hay mucha paz mental que se puede ganar pensando esmeradamente y en detalle y de manera consciente sobre lo mal que pueden ir las cosas. En la mayor parte de las situaciones vas a descubrir que tu ansiedad o bien tus temores sobre esas situaciones eran exagerados.

En verdad, los estoicos lo empujaron más lejos: tómese un segundo y también imagínese perder las cosas que más le importan. Familia. Amigos.

Sí, da temor. ¿Mas no te hace apreciarlos considerablemente más en el momento en que te tomas el tiempo para meditar en perderlos?

Unos segundos de meditar en la pérdida pueden acrecentar dramáticamente la gratitud.

En los instantes libres del día, es esencial contemplar la pérdida de todo cuanto valoras en la vida. Puede hacer que te des cuenta, si bien sea por un tiempo, de lo agraciado que eres, de lo mucho que debes estar agradecido, prácticamente sin importar lo más mínimo tus circunstancias…

Y la ciencia está de acuerdo: La práctica de la gratitud está en el centro de la técnica más probada para acrecentar la felicidad: tres bendiciones.

Si bien meditar de manera deliberada en perder cosas puede sonar mórbido, el hecho de que se aproveche de las emociones es fuertemente motivador.

La gratitud es la manera en que dejas de dar las cosas por sentadas. De qué manera te sostienes más feliz una vez que la novedad de las cosas se ha ido. De qué manera sostener vivo el amor.

Quizás te interese ver más conocimiento de [#Alegrar.me] viendo este otro enlace

2) “Como si”

Los estoicos valoraban la calma y creían que estar enojados era una pérdida de tiempo. Mas, ¿qué debe hacer cuando la sangre hierve?
Forzar una sonrisa. Suaviza tu voz. Séneca creyó que si actúas con calma, te aliviarás.

El viejo arte de la alegría estoica.

En el momento en que nos enojamos, afirma Séneca, debemos tomar medidas para “convertir todas y cada una de las indicaciones[de la ira] en sus opuestos”. Debemos esmerarnos por relajar la cara, suavizar la voz y reducir el ritmo de la marcha. Si hacemos esto, nuestro estado interno pronto se va a parecer a nuestro estado externo, y nuestra ira, afirma Seneca, se va a haber desvanecido.
¿Fingirlo verdaderamente marcha?

Y la ciencia está conforme.

Los estudiosos le afirmaron a la gente que sonriese. ¿Qué ha pasado? Realmente se sentían más felices.

Más de veintiseis personas respondieron. Todos y cada uno de los participantes fueron asignados de manera aleatoria a uno de un puñado de conjuntos y se les solicitó que realizasen múltiples ejercicios diseñados para hacerlos más felices….

Cuando se trataba de acrecentar la dicha, los que alteraban sus expresiones faciales salían ganando la clase…

3) Hazte un regalo

Queremos todo y lo queremos para el día de ayer.

Los estoicos, por otra parte, acostumbraban a pasear de forma deliberada en los días fríos sin abrigo. O bien sáltese las comidas para pasar apetito. ¿Por qué razón?

Negarte algo te hace querer las cosas que das por sentadas.

¿Consejos viejos?

Sí, suena como algo que mi abuelo hubiese dicho. Mas la ciencia está conforme de todo corazón.

Michael Norton, maestro de Harvard y autor de Happy Money, afirma que un tanto de abnegación es un enorme estímulo para la felicidad:
…si te agrada, todos y cada uno de los días, tomar exactamente el mismo café, no lo tomes a lo largo de unos días.

Cuando lo tengas nuevamente, será considerablemente más pasmoso que todos y cada uno de los que hubieses tenido mientras que tanto…

No es “dejarlo para siempre”. Es “déjalo por cortos periodos de tiempo, y te prometo que te va a encantar todavía más cuando vuelvas a él”
Transformar las cosas que se dan por sentadas en “una delicia” es algo en lo que los viejos y los científicos están conformes. Además de esto, asimismo tiene otros beneficios.

La abuela tenía razón: te hace más bastante difícil prescindir de ella. Aumenta la fuerza de voluntad.

Lo que los estoicos descubren, no obstante, es que la fuerza de voluntad es como la fuerza muscular: cuanto más ejercitan su voluntad, más fuerte se vuelve. En verdad, practicando técnicas estoicas de abnegación a lo largo de un largo periodo, los estoicos pueden convertirse en individuos notables por su coraje y autocontrol.

La ciencia está conforme. El especialista en autocontrol y autor de Willpower, Roy Baumeister, afirma que ejercer disciplina aumenta la disciplina:

La gente ha dicho a lo largo de siglos que se puede edificar el carácter haciéndose hacer cosas que no se quieren hacer, que ejercitando la autodisciplina se puede ser una persona más fuerte. Eso semeja ser adecuado.

¿Y qué es más responsable del éxito que el factor intelectual o bien cualquier otra cosa? Autocontrol.

El día de hoy brinca ese Starbucks o bien esa galleta. Mañana va a ser todavía mejor. Y va a aumentar tu fuerza de voluntad.

4) Está bien tropezar

¿Semeja duro el estoicismo?

¿No deseas meditar en lo terrible que pueden ser las cosas ya?

¿No deseas dejar tu helado por un día?

Ellos asimismo lo sabían.

¿Qué les afirmó Epicteto a sus estudiantes tras enseñarles estas prácticas estoicas?

Les afirmó lo que debían hacer cuando la cagaban – pues todos lo hacemos.

Perdónate a ti.

El viejo arte de la alegría estoica.

Los estoicos comprendieron que hallarían reveses en su práctica del estoicismo: De este modo, Epicteto, tras decirles a sus estudiantes lo que deben hacer para practicar el estoicismo, siguió diciéndoles lo que deben hacer cuando no prosiguen sus consejos. Aguardaba, en otras palabras, que los estoicos novatos recularan rutinariamente.

En exactamente la misma línea, Marco aconseja que cuando nuestra práctica se queda corta de los preceptos estoicos, no debemos desalentarnos y efectivamente no debemos abandonar a nuestros intentos de practicar el estoicismo; en cambio, debemos regresar al ataque y percatarnos de que si podemos hacer lo adecuado, estoicamente hablando, la mayor parte de las veces, lo hacemos bastante bien por nosotros mismos.

¿Y qué afirma la ciencia que debemos hacer cuando perdemos el autocontrol o bien lo aplazamos?

Perdónate y prosigue adelante.

El instinto de la fuerza de voluntad: de qué manera marcha el autocontrol, por qué razón es esencial y qué se puede hacer para conseguir más de él:

Estudio tras estudio muestra que la autocrítica se asocia de manera sistemática con una menor motivación y un peor autocontrol. Asimismo es uno de los mayores predictores de la depresión, que agota tanto el poder “Yo quiero” como el poder “Yo quiero”. En contraste, la autocompasión -ser solidario y afable contigo, singularmente frente al agobio y el descalabro- está asociada a una mayor motivación y un mejor autocontrol

Al intentar hacer cualquier cosa para progresar tu vida, está bien tropezar. Lleva tiempo. Usted aprende.

Resumiendo…

Sólo tienes treinta días de vida.

De verdad.

Esto es lo que los pensadores tradicionales y la ciencia moderna están conformes en que pueden prosperar esos días:

“¿Qué es lo peor que puede pasar?”
“Como si”
Hazte un regalo
Está bien tropezar