El pasado día leía un artículo muy interesante en la web de Jorge Segado en la cual me atrapó su título: La Economía del Optimismo.

En un país, en un mundo acostumbrado a oír crisis, paro, robos, muertes, políticos corruptos, desgracias varias, y en definitiva noticias con adjetivos muy, pero que muy negativos. Las palabras negativas o catastrofistas afectan enormemente al cerebro de una forma que no nos interesa. Al oir esas palabras, el cerebro automáticamente las cataloga de peligro, alarma, miedo, ansiedad entre otras y genera una sustancia química que, a parte de paralizarnos en algunos casos, y en otros acelerarnos como si estuviéramos en peligro, nos afecta negativamente al cuerpo y a la actitud.

Es bien sabido que las palabras y connotaciones positivas o cariñosas, a parte de atraparnos gratamente nos alegra y genera la química necesaria para ser optimista, con positividad y con alegría para nuestro día a día. Por ello, no suelo ver a penas la televisión (sobretodo las noticias), ni el periódico casi, solo un poco para ponerme al día. Y lo poco que llego a saber, cada vez me echa más para atrás. Leo en el periódico titulares que tienen expresiones como “pánico en…“, “sufren terror al ver…“, “desplome en la bolsa” ,”día negro…” . Luego entras en la noticia y te das cuenta que sí, que es una historia, triste, o alguna incidencia… pero tanto como para poner esos titulares? Se que venden, que esos titulares te hacen entrar en la noticia o artículo. Pero… ¿te has parado a pensar lo que hace esa noticia o artículo en tu cerebro, en la química de tu cuerpo y por lo tanto en tu vida? ¿Te has parado a pensar por qué en las noticias, la televisión o radio, dan más noticias “catalogadas” como malas que no como buenas?

Normalmente también estamos más habituados a ver el vaso medio vacío más que medio lleno, es lo que nos han enseñado quizás desde pequeñitos en la mayoría de los casos. Hemos aprendido que contar nuestras historias “catalogadas” como malas a nuestro entorno, provoca que nos den atención y tiempo y nos escuchen. Nos hemos acostumbrado a escuchar noticias “catalogadas” como malas a la hora de la comida o cena. Es lo que más vende, lamentablemente. Y quizás también es lo que más conviene, quizás, también a según que sectores.

La alegría, el optimismo o la dicha, te genera placer. 

Eso es lo que hace la química del cerebro. Por eso, desde hace ya algunos años, le dedico mi tiempo a leer noticias o ver la televisión cosas o productos que me generen risa, alegría u optimismo, cosas que le hacen sentirse muy bien a mi cuerpo y que mi salud agradece enormemente, como este artículo del Jorge, el cual, además de atraparme por el título, diferente, innovador y sobretodo positivo, lo que explicaba es, una vez más, el camino correcto a seguir. Quizás un camino que nos saque de nuestra zona confort, quizás un artículo que sea uno más para muchos, pero si miras profundamente, ves, que, incluso ahí, en

la economía del optimismo, se ha de practicar,

se ha de seleccionar, tal cual si comprases fruta en el mercado o súper y seleccionas la mejor de lo que ves. Reiterar una vez más que el optimismo, es un ingrediente que tienen sí o sí, las personas de éxito, no sólo profesional, sino éxito personal también. Una fórmula que hemos de acojernos a ella, que la fórmula de la negatividad y la no acción, está ya caduca, cambiar valores a positivos, valores que tu quieras, valores que nos hagan sentir bien a un@ mism@ y a tod@s.

Así pues, el término que Jorge acuñó como Economía de Optimismo, me ha cautivado por poner en este mundo un granito más de información que sí o sí, me hace bien a mi, y nos hace bien a tod@s, tanto anímicamente como químicamente a nuestro cuerpo. Y que invertir nuestros recursos, en optimismo, nos generará beneficios que ningún banco jamás podrá aportarnos en rentabilidad ni en éxito.

Extracto del post de Jorge:  “Disfrutando de la vida que uno tiene (…) Me considero optimista, siempre veo el vaso medio lleno, siempre veo el lado bueno de la vida y eso me ha ayudado mucho a hacer muchas cosas, porque el éxito llega cuando crees que es posible que llegue. (…) El pesimismo es una barrera que te frena siempre en el desarrollo y en la capacidad de cambiar. (…) Veo que estamos más enfocados en mirar el problema que en mirar cuáles son las soluciones…..  Acuño Economía del optimismo para subrayar que la economía es una ciencia social, que las sociedades, y por tanto la economía, gestionan expectativas y que, cada uno desde nuestra responsabilidad, estamos obligados a provocar optimismo, no como placebo sino como estrategia de futuro.”

Decide pensar con Optimismo.

“La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos”. Henry Ford

URL para compartir: http://alegrar.me/?p=2691

Alegría, alegrarme, economia del optimismo, optimista, contento, éxito, meditación, meditaciones, meditar, optimismo, ser optimista, ley atracción, alegrias, alegria, optimismos optimo, optimistas, disfruta la vida, alegrarme el dia, frases para alegrar, corazón alegre, música para meditación, meditación, visualización, visualización creativa, actitud positiva, cambiar actitud positiva, endorfinas, serotonina, generar optimismo, economia del optimismo, tener más optimismo, generar optimismo, optimismo general, optmismo natural, optimismo, optimismo, optmismo, fabricar optimismo, más optimismo, optimismo con el dinero